lutums.net / Cómo los padres pueden ayudar a sus hijos a lidiar con la decepción

Cómo los padres pueden ayudar a sus hijos a lidiar con la decepción


La decepción es el resultado de expectativas no satisfechas, y a menudo va acompañada de frustración, enojo, tristeza y / o abstinencia. Según la Dra. Ilona Roth, destacada autora sobre trastornos del espectro autista y profesora titular de psicología en la Universidad Abierta del Reino Unido, los niños comienzan a mostrar elementos de imaginación desde el primer año de edad y, a los dos o tres años de edad, están conjurando pensamientos acerca de lo que podría suceder (o incluso lo que en realidad nunca podría suceder). Como consecuencia, desarrollan expectativas tempranas sobre la desilusión y comienzan a desarrollar mecanismos de afrontamiento sobre los cuales dependerán por el resto de sus vidas.

Si no se enseña a un niño a manejar la desilusión de manera apropiada, puede resultar en un adolescente o un adulto "desilusionado con la decepción". Como consecuencia, se da por vencido fácilmente o deja de intentarlo, lo que refuerza la sensación de fracaso y hace que se sienta incompetente e inadecuado. Sin aliento y ayuda para aprender a superar sus emociones, pueden caer en espiral hacia la autocompasión y la depresión, sin estar dispuestos a correr ningún riesgo por temor a una mayor desilusión.

Los padres deben reconocer que la vida está llena de desilusiones para todos, desde un niño de 4 años que no puede nadar debido a una tormenta inesperada, un niño de 8 años que no fue invitado a una fiesta de cumpleaños, un niño de 16 años que no el equipo de la universidad, o un joven de 18 años que no ingresa a la universidad de su elección. Como Anton Chekhov, un famoso autor ruso observó: "Todavía quedan muchos días más de fallas, temporadas completas de fracaso, las cosas irán terriblemente mal, usted tendrá grandes decepciones, pero tiene que prepararse para eso, debe esperar y sé resuelto y sigue tu propio camino ".

Elizabeth Crary, autora de "Lidiar con la desilusión: ayudar a los niños a sobreponerse cuando las cosas no siguen su camino", aconseja a los padres que la solución a la angustia emocional del niño no es que los padres suavicen emocionalmente las vidas de los niños, sino que habilidades para la vida que necesitan para elegir la felicidad. En otras palabras, enseñarle a su hijo a lidiar efectivamente con la desilusión proporcionará una base para manejar las sorpresas de la vida por el resto de sus vidas.

Consejos para enseñar a su hijo a superar la decepción

La mayoría de los consejeros creen que las decepciones y decepciones son oportunidades para enseñar habilidades para la vida que conducen a la resiliencia, la confianza en uno mismo y la felicidad. Los siguientes consejos pueden ayudarlo a enseñar a sus hijos flexibilidad, resistencia y recuperación:

1. Ayúdelos a establecer expectativas razonables

Los niños pequeños a veces encuentran difícil la transición de un mundo en el que todas sus necesidades están satisfechas con el mundo real. Por ejemplo, si la familia ha planeado un día de campo en el parque que se cancela debido a la lluvia, su hijo puede ser inconsolable, incluso pensando que nunca más irá a otro día de campo. Por lo tanto, debes ayudarlo a comprender qué es posible y qué no se puede cambiar.

La Dra. Tamar Chansky, autora de "Liberar a su hijo del pensamiento negativo", recomienda el uso de una "historia de larga distancia", como la de un perro que espera dar un paseo cada vez que abre la puerta y se siente decepcionado cuando solo están sacando la basura. Mientras el perro está decepcionado, el niño reconocerá que no puede pasear al perro constantemente, pero ocurrirán caminatas futuras y el perro estará feliz cuando sucedan.

Enseñar la gratificación retrasada y la realidad real de que no siempre obtenemos lo que queremos es importante en el proceso de maduración. No nos tiene que gustar, pero a veces tenemos que aceptarlo. Según Karen Stephens de Parenting Exchange, "Los niños pueden manejar esa información. Especialmente si lo compartes antes de que se encuentren con una gran decepción ".

2. Permítales experimentar una decepción

Es importante frenar sus instintos naturales para rescatar a su hijo cada vez que algo sale mal o parecen estar en peligro. Esto ayuda a los niños a entender la diferencia entre los problemas "grandes", donde se justifica la ayuda, y los "pequeños" problemas, que pueden manejar por sí mismos. Explique que la desilusión es natural cuando las cosas no salen como se espera y empatiza con sus sentimientos de frustración, enojo y tristeza. Puede que desee usar ejemplos de su propia infancia para transmitir su comprensión de la decepción que siente su hijo.

Mientras no se lastimen ni dañen la propiedad, no castigue a los niños por su reacción negativa; en su lugar, explíqueles que sus sentimientos negativos no ayudan a resolver el problema, lo que causa la decepción. Enséñeles formas positivas de calmarse, ya sea respirando profundamente, contando hasta 10 o dibujando el evento. Y ayúdelos a limitar el tiempo en que dejan que los malos sentimientos dominen sus acciones: explique que cuanto más rápido puedan obtener el control, más rápido podrán comenzar a resolver su decepción con acciones positivas.

3. Ayuda a que se resuelvan exactamente por qué están decepcionados

Al reconocer sus sentimientos, puede ayudar a los niños a obtener una perspectiva haciendo preguntas y escuchando sus respuestas. No intentes "girar" la situación o minimizar sus sentimientos. Comprenda que, inmediatamente después del evento desencadenante, los niños pueden sentirse abrumados por sus emociones. Deje que se desahoguen, luego enséñeles a mirar más allá de sus sentimientos inmediatos a la (s) causa (s) subyacente (s) de la desilusión. Este proceso les permitirá desarrollar herramientas para superar la decepción actual, así como también las que puedan surgir en el futuro.

Los psicólogos infantiles recomiendan variaciones de las siguientes preguntas para ayudar a su hijo a identificar los motivos de su decepción:

  • ¿Cuál es la peor parte para ti?
  • ¿Por qué crees que sucedió?
  • ¿Cuánto tiempo cree usted que va a durar?
  • ¿Hay algo que puedas hacer al respecto?
  • ¿Crees que volverá a suceder?

Todos los padres tienden a decirles a sus hijos cómo actuar, en lugar de escuchar y ayudar al niño a llegar a la mejor conclusión por sí mismo. Usar historias de otros niños en una situación similar y pedirle a su hijo que proponga soluciones para el niño imaginario es una buena manera de liderar un proceso analítico y de curación para obtener una perspectiva de la situación. Dejar que sus hijos resuelvan las soluciones por su cuenta, sin su orientación obvia, les da confianza para manejar las decepciones a medida que aparecen.

4. Anímalos a perseverar

Los niños aprenden mejor cuando escuchan sobre las experiencias de otros niños (incluso imaginarios) o las experiencias de sus padres cuando eran niños. El ejemplo de Alexander en el libro infantil clásico de 1972 "Alexander and the Terrible, Horrible, No Good, Very Bad Day" es una excelente herramienta para que los padres demuestren cómo los niños en todas partes tienen desilusiones y cómo superar sus emociones: "Fui a duermo con chicle en mi boca y ahora tengo chicle en el pelo y cuando salí de la cama esta mañana tropecé con el patín y por error dejé caer mi suéter en el fregadero mientras el agua corría y me di cuenta de que iba a hacerlo. ser un día terrible, horrible, no bueno, muy malo ".

Decirles a sus hijos que sobrevivirán a su desilusión hoy, pero que pueden lograr sus metas mañana al aprender de sus errores y perseverar, es fundamental. El esfuerzo y la persistencia son necesarios para lograr la mayoría de nuestras expectativas, como se ilustra en la fábula "La tortuga y la liebre".

Un buen proceso para guiar a los niños después de experimentar una decepción incluye los siguientes elementos:

  • Aprendiendo que los contratiempos son normales . Los bebés se caen repetidamente cuando aprenden a caminar, así como aprender a lanzar o patear una pelota con precisión requiere tiempo y práctica.
  • Establecer metas realistas . Los de seis años no son tan coordinados ni tan fuertes como los de diez años; los estudiantes de primer grado no leen tan bien como los de quinto grado.
  • Tareas de enfrentamiento por etapas . Los pianistas principiantes no comienzan con Chopin, y aprender a andar en bicicleta generalmente requiere ruedas de entrenamiento o la asistencia de un padre al principio. Las habilidades y objetivos difíciles y no tan difíciles no se logran de la noche a la mañana, sino a través de un progreso continuo de prueba y error. Establecer metas provisionales realistas alcanzables crea la confianza del niño.

Ayude a sus hijos a encontrar las victorias entre las pérdidas y separar los sentimientos de los hechos. La decepción de perder un juego de béisbol puede hacer que ignoren lo bien que jugaron y lo divertido que era: la sensación de que "todos son mejores que yo" debería reemplazarse por "algunas personas juegan mejor que yo y otras juegan peor". "Y:" Si mi equipo y yo practicamos más, mejoraremos y podremos ganar el juego la próxima vez ".

5. Confortalos, gana o pierde

Los adultos algunas veces olvidan qué devastadores sentimientos de decepción pueden ser para un niño, especialmente cuando los eventos están totalmente fuera del control del niño. No ser invitado al cumpleaños de un compañero de clase o perder una salida largamente anticipada parece mucho más importante para un niño que todavía no ha experimentado las hondas y los errores de la vida. Cuando la decepción se deriva de las acciones de otras personas, los niños tienden a hacer grandes cosas, culparse a sí mismos y generalizar su experiencia para que los malos resultados (decepciones) parezcan continuos e inevitables.

Ser capaz de distinguir la diferencia entre actos y personas es importante y debe ser modelado por el padre. Según Lilian Katz, escribiendo como directora del Clearinghouse sobre Educación Primaria y de la Primera Infancia, los niños llegan a sentirse amados y aceptados al ser amados y aceptados por las personas que admiran: inicialmente sus padres, luego maestros, compañeros y niños. héroes. Este sentido de pertenencia es la clave para una autoestima saludable y una capacidad de por vida para enfrentar los reveses.

Todos los padres saben que los niños, a veces, pueden actuar de manera egoísta, descuidada y sin tener en cuenta las consecuencias. Ellos son humanos Cada padre también sabe que él o ella (el padre) actuaron de manera similar a veces durante su propia infancia, e incluso durante la vida adulta.

Es importante separar el acto del niño para que los niños sepan que siempre son amados por lo que son, no por lo que hacen. Muchos padres caen en la trampa de solo elogiar los éxitos, como buenas calificaciones escolares o triunfos en el fútbol, ​​mientras ignoran (o, lo que es peor, castigan) a un niño que no cumple con las expectativas de los padres. Las altas expectativas invariablemente aumentan la probabilidad de fracaso. Los niños necesitan saber que, independientemente del resultado, los padres los apoyarán. Ese conocimiento y confianza es la base para regresar a la silla de montar después de que te hayan echado.

6. Mantente tranquilo

Es importante reconocer que apoyar a sus hijos es solo un aspecto de la buena crianza de los hijos; la otra mitad es mostrarles a sus hijos a través de sus acciones y palabras cómo responder responsablemente a la dificultad. La Dra. Margaret Paul, escribiendo en el Huffington Post, habla de numerosos clientes que le dicen que tuvieron padres maravillosos que los amaron y alimentaron de verdad, pero que no les enseñaron a través de su propio comportamiento cómo asumir la responsabilidad personal de sus propios sentimientos y necesidades. . La frase admonitoria utilizada por los padres durante siglos, "Haz lo que digo, no lo que hago", no es más que una excusa para que los padres no ejerzan autocontrol.

La mayoría del aprendizaje se adquiere a través de la observación y la imitación. La pregunta no es: "¿Los niños imitarán a sus padres?" Sino "¿Qué conductas imitarán los niños?" Enfántarse cuando estás decepcionado, culpar a los demás cuando las circunstancias no suceden según lo planeado y retirarse hoscamente a un capullo de desapego modela acciones que sus hijos seguramente copiarán. Si su hijo debe aprender cómo lidiar con la desilusión, conviértase en un modelo de conducta adecuado mostrándole cómo puede encontrar resultados inesperados pero positivos, incluso cuando las cosas no salgan como desea.

Palabra final

Todos los padres esperan que su hijo tenga una vida mejor, más feliz y más satisfactoria que la suya. Todos queremos proteger a nuestros hijos de la desilusión y, a menudo, no reconocemos que la desilusión y el fracaso son sobrevivibles y pueden fortalecernos para las pruebas y tribulaciones posteriores que podamos experimentar. Sin embargo, impartir esta lección es un valioso regalo que puede darle a sus hijos. El ex primer ministro británico Winston Churchill describió una vez el éxito como la "capacidad para pasar del fracaso al fracaso sin perder su entusiasmo". Aprender a manejar la decepción es la habilidad para manejar y superar el fracaso.

¿Qué técnicas usas para ayudar a tus hijos a lidiar con la desilusión?


Chartered Financial Analyst (CFA) - Requisitos de certificación y examen

Chartered Financial Analyst (CFA) - Requisitos de certificación y examen

La designación de Chartered Financial Analyst (CFA) se considera a nivel mundial como la principal designación de gestión de inversiones en la industria financiera. Los tres niveles de exámenes rigurosos requeridos en el plan de estudios de CFA dejan a los abogados y CPA como los únicos otros profesionales cuyos requisitos de precertificación rivalizan con los del CFA.Esta

(Dinero y negocios)

13 Sugerencias sobre el presupuesto para una casa frugal Probablemente nunca hayas oído hablar de

13 Sugerencias sobre el presupuesto para una casa frugal Probablemente nunca hayas oído hablar de

Cuando se trata de consejos frugal, hay algunos trucos antiguos que se han practicado durante mucho tiempo.Por ejemplo, uno de los muchos usos del bicarbonato de sodio es como un sustituto de la limpieza para lavar los mostradores. O, para darle nueva vida a sus esponjas grungy, simplemente póngalas en el microondas con un poco de vinagre y limones.

(Dinero y negocios)