lutums.net / Cómo proteger a su hijo de los matones y construir su autoconfianza

Cómo proteger a su hijo de los matones y construir su autoconfianza


Uno de los peores sentimientos que puede experimentar un padre es saber que su hijo es víctima de acoso escolar. La ira es seguida rápidamente por sentimientos de frustración, impotencia y preocupación. Y desafortunadamente, el problema es desenfrenado: el 15% de los estudiantes no van a la escuela todos los días por temor a ser intimidados, y 1 de cada 10 estudiantes se retira debido a la repetida intimidación. De acuerdo con DoSomething.org, el 90% de los estudiantes de cuarto a octavo grado informan ser víctimas de la intimidación.

La intimidación ha existido desde que los humanos comenzaron a socializar, y es probable que continúe a pesar de los esfuerzos de las escuelas y los padres para intervenir y romper el ciclo. El desafortunado hecho es que muchos estadounidenses no toman el acoso escolar muy en serio.

Las consecuencias de la intimidación

Ser víctima de la intimidación puede herir emocionalmente a los niños pequeños durante años. Según el Centro para el Control de Enfermedades, una víctima tiene entre dos y nueve veces más probabilidades de considerar el suicidio que una no víctima, y ​​un estudio en Gran Bretaña descubrió que al menos la mitad de los suicidios entre los jóvenes estaban relacionados con la intimidación. También hay evidencia de que los sentimientos de inadecuación resultantes de la intimidación pueden generar no solo soledad, sino también una tendencia permanente a la depresión.

Un estudio publicado en la revista JAMA documentó el riesgo elevado en una amplia gama de resultados de salud mental durante un largo período de tiempo, incluyendo agorafobia (miedo a las multitudes y lugares públicos), ansiedad generalizada y trastorno de pánico. Los perpetradores de tiroteos masivos como los que ocurrieron en Columbine, en la Escuela Secundaria Chardon de Cleveland y en la Escuela Secundaria Pearl de Mississippi fueron víctimas de repetidos actos de acoso escolar y finalmente arremetieron para vengarse de sus torturadores. Es evidente que la intimidación es un problema grave, una situación que todo niño debe estar preparado para enfrentar y superar.

Matones y sus víctimas

Según Dan Olewus, profesor de psicología en la Universidad de Bergen en Noruega y fundador del aclamado programa de prevención de acoso de Olewus, los agresores podrían molestar a cualquiera hasta los siete años. Después de eso, seleccionan a niños específicos o "azotando a niños".

Según un informe de StopBullying.gov, se considera que los niños con más probabilidades de ser intimidados son percibidos como diferentes de sus pares (con sobrepeso o bajo peso, bajo o alto, con gafas, nuevos en la escuela) y considerados débiles e incapaces de defenderse. Los matones no podrían existir sin víctimas, y no molestan a nadie. Aquellos señalados carecen de asertividad e irradian temor mucho antes de que se encuentren con un matón.

Olewus descubre que aquellos que se convierten en víctimas comparten un conjunto particular de características físicas y psicológicas:

  • Es probable que sean más pequeños o más jóvenes que el agresor y que estén mal equipados para luchar
  • Son más sensibles, cautos y más tranquilos que otros niños
  • Tienen una visión negativa de la violencia, se retiran de la confrontación de cualquier tipo y posiblemente lloran cuando son atacados
  • Ellos irradian "una vulnerabilidad ansiosa"
  • Aceptan rápida y fácilmente las demandas de un bravucón, como renunciar a las posesiones, una acción que refuerza la psicología del atacante.

Las víctimas crónicas a menudo carecen de apoyo social de los demás y no tienen medios de apoyo durante los episodios de intimidación. A menudo son marginados sociales y han sido rechazados por muchos dentro del grupo de pares establecido. Los resultados de un estudio sobre la intimidación en la revista Child Development descubrieron que las víctimas suelen ser estudiantes no agresivos, que a menudo son tímidos y tienen dificultades para defenderse. Los estudios indican que la mayoría de las víctimas de acoso tienen relaciones cercanas con sus padres (en lugar de sus pares), quienes tienden a ser sobreprotectores. Como consecuencia, no tienen práctica en el manejo de conflictos ni confianza en negociar el mundo por sí mismos.

Defensa contra la Intimidación

Preparar a un niño para enfrentar un mundo de asociaciones, tentaciones y amenazas desconocidas en futuras interacciones sociales debería ser una meta de todos los padres. Afortunadamente, los padres que asumen un papel activo pueden ayudar a sus hijos a prepararse para los años traumáticos de la adolescencia.

Desarrollo de habilidades sociales

La importancia de la interacción con los demás a una edad temprana y aprender a formar amistades y construir relaciones no puede ser exagerada. Los investigadores generalmente están de acuerdo en que el desarrollo de las habilidades sociales -la capacidad de interactuar positiva y armoniosamente con los demás- es clave para las relaciones positivas, no intimidatorias con los demás, ya sea un niño o un adulto. Aprender las habilidades de "aceptabilidad" comienza tan pronto como dos o tres, y continúa hasta la adolescencia. Múltiples estudios han demostrado que los niños en edad preescolar que tienen relaciones positivas con sus pares probablemente los mantendrán durante toda la vida, mientras que los niños que tienen dificultades para llevarse bien con sus compañeros preescolares tienen la misma probabilidad de ser rechazados por sus compañeros a medida que crecen, un estímulo temprano en relaciones posteriores bully-victim.

Los padres pueden influir positivamente en el desarrollo de las habilidades sociales de sus bebés al organizar actividades informales frecuentes con otros niños de dos y tres años y monitorear sus actividades indirectamente, lo que les permite a los niños aprender a resolver las cosas por su cuenta. sin intervención de un adulto. Algunas investigaciones sugieren que la participación activa de un padre en actividades de juego entre pares puede inhibir el desarrollo de habilidades sociales.

Hablar con su hijo sobre sus relaciones sociales y tomar un enfoque de solución de problemas a las dificultades sociales les muestra que les importa, mientras les enseña a considerar varias soluciones y diferentes perspectivas cuando surge el conflicto ("¿Por qué crees que Sara está siendo mala? ";" ¿Qué crees que la haría sentir mejor? ", " ¿Cómo te sentiste? ", " ¿Qué vas a hacer? ", " ¿Qué crees que Sara hará? ").

La importancia de la autoconfianza

"La confianza es el mejor escudo individual contra la intimidación", dice el Dr. David Perry, profesor de psicología en la Universidad de Florida en Atlanta. El miedo es una emoción innata presente en todos los humanos, un legado de nuestra evolución donde la sensibilidad al dolor o al peligro fue clave para nuestra supervivencia. Según los neurocientíficos y los psicólogos, aprendemos a superar nuestros temores al enfrentarlos de manera segura, aprendiendo a predecir y controlar el objeto o la situación temida. El acto de experiencia repetida o práctica para enfrentar nuestros miedos crea confianza en nosotros mismos, un estado emocional en el que tenemos conocimiento de los resultados potenciales y la certeza mental de que nuestro curso de acción elegido es el más efectivo. Por lo tanto, un niño de dos o tres años aprende a través del juego con otros niños sobre el conflicto y la mejor forma de manejar la situación para lograr el resultado deseado.

La intimidación es sobre el poder: el dominio de una persona sobre otra. Los matones atacan la autoestima y roban a sus víctimas la confianza en sí mismos si los eventos de intimidación se repiten y no tienen oposición. Todos los niños están sujetos a ataques de un matón; sin embargo, los niños confiados y seguros de sí mismos no permiten que un bravucón tome el poder de ellos y evite convertirse en una víctima regular.

Los niños más pequeños o más pequeños generalmente son intimidados físicamente o por la amenaza de violencia física. Para muchos, especialmente aquellos que tienen habilidades sociales limitadas, la posibilidad de violencia física es suficiente para disminuir la autoconfianza que aún desarrolla la víctima. Darle a su hijo las habilidades para protegerse en una confrontación física puede generar confianza en sí mismo y complementar las habilidades sociales aprendidas y practicadas en las interacciones entre iguales.

El valor de la formación en artes marciales

El entrenamiento en artes marciales consiste en aprender y practicar repetidamente posturas y movimientos corporales específicos en ejercicios individuales (llamados "katas" en artes marciales) y concursos controlados. Cada forma de artes marciales implica aprender a evitar el daño físico en un enfrentamiento, ya sea bloqueando un golpe, evadiendo un golpe moviéndose fuera del camino o revisando un puño antes de que pueda alcanzar su fuerza máxima. La primera regla de autodefensa es: "Si no quieres que te peguen, quítate del camino".

Aún mejor es aprender cómo evitar la confrontación en primer lugar. Así como los niños practican las habilidades sociales al estar con otros niños, practican habilidades de autodefensa en simulacros de confrontaciones para ganar confianza en sí mismos de que están preparados si un agresor los ataca. Programas de televisión como "Teenage Ninja Turtles" y películas como "Kung Fu Panda" han introducido a miles de niños a las artes marciales, y la combinación de correr, retorcerse, saltar y caerse puede ser una gran diversión y un buen ejercicio.

La mayoría de los profesores o "sentidos" en la terminología de judo o karate sugieren que los niños de hasta cuatro y cinco años pueden aprender una serie de habilidades y valores básicos:

  • Disciplina Thomas Huxley, un biólogo inglés, afirmó que la disciplina, la capacidad de hacer lo que tiene que hacer, le guste o no, es el mayor valor de la educación. La reglamentación y el enfoque del entrenamiento en artes marciales inculca autodisciplina y se ha encontrado especialmente beneficioso para los estudiantes con trastorno por déficit de atención (TDA).
  • Establecimiento de metas . Muchas artes marciales reconocen la habilidad por rangos. Los estudiantes progresan en las filas demostrando sus mejoras y mayor dominio del arte marcial. Es un ejemplo perfecto de cómo los pequeños pasos, uno tras otro, pueden cubrir grandes distancias.
  • Camaradería . Aprender y practicar activamente artes marciales con niños de diferentes edades y niveles de habilidad en una habitación individual puede ayudar a desarrollar un sentimiento de compañerismo basado en la experiencia compartida.
  • Autoestima . Sentirse capaz y seguro es esencial para una alta autoestima. A medida que los niños dominan varios niveles de competencia, superando los desafíos de cada nivel y logrando éxitos incrementales, se sienten mejor consigo mismos y con su capacidad para manejar situaciones nuevas.
  • Respeto por los demás . Todas las artes marciales se basan en el respeto por los demás y en el valor de la edad, rango, experiencia y experiencia. Hacer reverencias el uno al otro y al instructor como un signo de respeto es común.
  • Ejercicio físico El entrenamiento en artes marciales desarrolla la aptitud cardiovascular, la fuerza muscular y un mayor sentido del equilibrio. Todas las articulaciones y grupos musculares se ejercitan a través de un proceso establecido de calentamientos, estiramientos, ejercicio intenso, más estiramientos y un período de enfriamiento.
  • Seguridad personal Saber que puedes defenderte te da tranquilidad y una mayor conciencia situacional. El entrenamiento en el gimnasio (dojo) familiariza a los estudiantes con la forma en que se producen los ataques y deciden qué contramedida es la mejor, incluso alejarse.

Escogiendo el arte marcial correcto y el instructor

Hay una variedad de artes marciales populares entre los niños, que van desde el karate japonés, hasta el taekwondo de Corea. Algunas se conocen como artes "duras", donde el énfasis está en golpear (golpear y patear), mientras que otras se consideran artes "suaves", que enfatizan el agarre (golpes y suspensiones). El interés de su hijo en un estilo particular se basará en su personalidad, amigos y competitividad. Si bien todos los estilos son defensivos, los estilos "duros" son más ofensivos. El Aikido o jujutsu, estilos "suaves", están diseñados para salir del camino del atacante y luego usar su propia fuerza e ímpetu para vencerlo. Los niños de hasta cuatro y cinco años pueden introducirse en los estilos suaves, mientras que los estilos duros de karate o kung fu generalmente se inician a los siete u ocho años.

"La mayoría de los estilos (de artes marciales) son muy adecuados para los niños, por lo que no es el estilo lo que importa; es la calidad de la instrucción que se busca", dice Nick Gracenin, propietario del Centro de Artes Marciales en Sharon, Pensilvania. Escoger una buena escuela e instructor es fundamental, y depende en gran medida de lo que desee y espere de la capacitación. Algunas escuelas pueden ser muy buenas para enseñar autoconfianza, pero fallan en defensa propia. Las escuelas tradicionales se centran en la disciplina y la capacitación, pero es posible que no se diviertan tanto, lo que hace que los niños deseen abandonar la escuela.

El valor de la instrucción es la actitud y experiencia del maestro que trabaja con niños pequeños. La mejor manera de elegir una escuela y un maestro es visitar las instalaciones durante una clase o dos. Observe lo que está sucediendo y cómo los niños de la edad de su hijo están participando. Siempre es aconsejable hablar con otros padres cuyos hijos participan en artes marciales para tener expectativas realistas sobre la capacitación y los beneficios que su hijo puede recibir.

Palabra final

Muchos adultos pueden recordar un momento de su infancia en que un matón los atacó a ellos o a uno de sus amigos. Es un sentimiento horrible, y esperamos que nuestros propios hijos puedan evitarlo. El refuerzo de las habilidades sociales, la construcción de confianza en uno mismo y el desarrollo de habilidades de autodefensa pueden mejorar la capacidad de su hijo para manejar adecuadamente a un acosador cuando aparece.

¿Fuiste intimidado en la escuela secundaria o preparatoria? ¿Qué hiciste y qué deseas que hubieras hecho de otra manera?


12 errores de compras en línea que podrían costarle y ponerlo en riesgo

12 errores de compras en línea que podrían costarle y ponerlo en riesgo

Las compras en línea pueden parecer lo último en gratificación instantánea. Sin embargo, si bien la capacidad de comprar casi todo lo que desee desde la comodidad de su hogar presenta beneficios increíbles, también puede irse de las manos rápidamente. El gasto excesivo y el agotamiento de su cuenta bancaria es uno de los peligros más comunes, pero puede que no sea el peor, especialmente si se tiene en cuenta que las compras en línea pueden poner en peligro su identidad.En gener

(Dinero y negocios)

5 formas de usar nueva tecnología LED e iluminación para ahorrar dinero

5 formas de usar nueva tecnología LED e iluminación para ahorrar dinero

LED significa diodo emisor de luz. Esta tecnología no es nueva, pero está revolucionando la forma en que vivimos, trabajamos y jugamos. Los LED son especiales porque crean luz de forma instantánea mientras producen muy poco calor y consumen una fracción de la electricidad de una bombilla estándar.De h

(Dinero y negocios)