lutums.net / Cómo enseñar buenos modales a los niños: 6 beneficios de una etiqueta adecuada

Cómo enseñar buenos modales a los niños: 6 beneficios de una etiqueta adecuada


"Cada nueva generación nacida es en realidad una invasión de la civilización por pequeños bárbaros, que deben ser civilizados antes de que sea demasiado tarde". Esas palabras del economista estadounidense Thomas Sowell de su libro "A Conflict of Visions" a veces ofenden a los padres nuevos que buscan en su precioso paquete de alegría, no pueden imaginar la terquedad y los berrinches que les esperan. Los bebés nacen demandando la atención completa de sus padres. Se frustran fácilmente y a menudo son desafiantes. Afortunadamente, a medida que crecen, son capaces de aprender la empatía, la cooperación y el intercambio, habilidades que son esenciales a medida que maduran e interactúan con los demás.

Usted es el primer maestro de su hijo. Los años entre dos y cuatro son la "era de la imitación", según Phyllis Magrab, Ph.D., directora del Centro para el Desarrollo Humano y Humano de la Universidad de Georgetown. "Los niños pequeños te miran de cerca e imitan lo que dices", explica. Para bien o para mal, los padres son la influencia más temprana y más grande sobre el comportamiento de los niños, y ese impacto maternal y paternal se extiende mucho más allá de la infancia hasta la edad adulta.

Cuando la Biblia cristiana habla sobre los "pecados del padre" que aflige a sus hijos, puede estarse refiriendo al impacto significativo que tienen los padres sobre las acciones y sentimientos de sus hijos y los adultos en que se vuelven. Innumerables adagios reflejan pensamientos similares: "La manzana no cae lejos del árbol", "Un chip del viejo bloque" y "Como padre, como hijo". Como dijo la poeta Maya Angelou, "Me convertí en el tipo de el padre de mi madre era para mí ".

La mejor lección que los padres pueden enseñarles a sus hijos es el respeto por ellos mismos y por los demás. Los modales, acciones que exhiben autocontrol, lenguaje suave y gestos reflexivos, son expresiones visibles de respeto. Los modales afectan y definen el carácter, la esencia de lo que somos dentro.

Los buenos modales no son competencia de los ricos, los cultos o los dotados. Por el contrario, están disponibles para todas las personas, independientemente de las circunstancias sociales o económicas.

Beneficios de buenos modales en niños

Además del orgullo que sienten los padres cuando sus hijos dejan una buena impresión en los demás, los beneficios para los niños son inmensos. Aquellos a quienes se les han enseñado buenos modales están mejor preparados para lidiar con el estrés y la adversidad con gracia. Los modales ayudan a desarrollar habilidades sociales que son esenciales al conocer gente nueva o comportarse adecuadamente en situaciones nuevas. Otros beneficios incluyen lo siguiente.

1. Autoestima

Cómo uno se siente acerca de uno mismo es la clave de la confianza y la felicidad. Sentirse positivo acerca de sus habilidades y verse a usted mismo como merecedor de respeto es esencial para la salud psicológica. El Dr. Carl Pickhardt, un consejero familiar que escribe en Psychology Today, dice que cuanto mejor se sientan las personas acerca de sí mismas, cuanto mejor se traten entre sí, cuanto mejor sean tratadas a cambio, mejor será para todos.

2. Felicidad

Ser amable con los demás hace felices a los donantes y aumenta su sensación de satisfacción, según un estudio presentado en el Journal of Social Psychology. Uno de los autores del estudio, Lara Akin, sugiere que existe un "tipo de ciclo de retroalimentación positiva" entre la bondad y la felicidad: una acción amable te hace sentir más feliz, y cuanto más feliz te sientes, es más probable que hagas otra buena acción.

3. Reciprocidad

Investigadores Han aprendido que el comportamiento grosero, como comportarse como si los sentimientos de los demás no importan, implica un rechazo social y desencadena las regiones dolorosas del cerebro. Como consecuencia, la persona ofendida tiene un sentimiento negativo hacia el delincuente y puede reaccionar agresivamente.

Por otro lado, las personas tratadas con respeto generalmente responden de la misma manera. Se requirió que las escuelas públicas en Green River, Wyoming instituyeran un programa anti-bullying, y eligieron un programa que se enfoca en enseñar a los niños buenos modales. Si bien el programa fue bien recibido, una madre señaló que las escuelas "solo pueden hacer tanto". Las familias también necesitan ir al plato ".

4. Popularidad

Los niños que tratan a sus compañeros amablemente, demuestran empatía y exhiben gratitud tienden a ser muy apreciados por sus compañeros. Más importante aún, tratar a los demás con respeto crea relaciones personales más fuertes. El ejercicio de modales hace que los niños sean más agradables y se sientan más agradables. Como consecuencia, reciben comentarios más positivos de los demás que son dignos.

5. Oportunidad

Elena Neitlich, una autoridad de etiqueta reconocida internacionalmente, afirma que los niños que tienen buenos modales y habilidades sociales "se destacan y tienen una ventaja sobre sus compañeros", especialmente a medida que ha aumentado la competencia por las universidades y los buenos empleos. En 2003, Harvard Business Review publicó un artículo sobre jefes que se portan mal, exhibiendo malos modales porque carecen de autoconciencia. El artículo examinó cómo sus acciones y discurso afectaron a otros.

Tim Askew, CEO de Corporate Rain International, afirma en Inc. que los modales y la cortesía son una "herramienta importante que falta cada vez más en el repertorio del empresario moderno". Los jóvenes que tienen una base sólida de buenos modales y etiqueta cuando ingresan al trabajo tienen ventajas sobre su competencia menos educada.

6. Salud física

El uso de inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) como Prozac, Zoloft y Paxil ha aumentado constantemente desde su desarrollo en 1987. La Harvard Medical School afirma que uno de cada diez estadounidenses toma antidepresivos y TheStreet proyecta que el costo será de $ 13.400 millones para 2018. Incluso los niños reciben ISRS para la depresión, a pesar de los efectos secundarios del empeoramiento de la depresión, los pensamientos suicidas y el síndrome de abstinencia, según el Instituto Nacional de Salud Mental.

Los buenos modales son expresiones de civismo, la base de relaciones armoniosas y una buena calidad de vida. Las conexiones sociales son buenas para nosotros, tanto mental como físicamente. Según Oxford Journals, las fuertes relaciones positivas amortiguan el estrés y se asocian con una mejor salud y bienestar. Los niños, al igual que los adultos, sienten estrés, especialmente cuando deben adaptarse a circunstancias nuevas, como la muerte, el divorcio o una nueva escuela. Afortunadamente, la capacidad de la mayoría de los niños para manejar el estrés mejora con el tiempo si sienten que tienen la capacidad y el apoyo emocional de familiares y amigos, de acuerdo con HealthyChildren.org.

Enseñar modales a su hijo

Los niños se desarrollan a través de etapas, y cada etapa ofrece capacidades físicas, mentales y emocionales crecientes. Es importante que los padres reconozcan que las expectativas de comportamiento son diferentes en cada etapa. Por ejemplo, no es realista esperar que los niños de dos años utilicen modales de mesa perfectos o se presenten a los adultos. Sin embargo, comenzar temprano puede ayudar a sus hijos a construir una base sólida en habilidades sociales que puedan beneficiarlos por el resto de sus vidas.

Los padres son los primeros y más influyentes maestros de sus hijos. Los niños pequeños a la edad de uno hacen lo que ven, según la Dra. Lisa Naiven del Valley Center for Child Development. En el año siguiente, aprenden una gran cantidad de habilidades que van desde el lenguaje hasta la interacción con los demás.

Su aprendizaje es un proceso de cuatro pasos: mirar y escuchar, procesar la información, intentar copiar un comportamiento y practicar. El Dr. Howard Klein, director de pediatría del comportamiento en el Hospital Sinai en Baltimore, advierte a los padres a ser buenos modelos a seguir. Él escribe que "los padres de los niños pequeños están bajo constante observación". Durante este período crítico [entre las edades de uno y dos años], es importante modelar tu mejor comportamiento ".

Los niños necesitan límites y una estructura apropiada para su etapa de desarrollo. Sin fronteras, ni prosperan ni sobreviven. Los niños naturalmente aprenden explorando: el trabajo de los padres es garantizar su seguridad y madurez.

Los padres deben conocer las necesidades y capacidades de sus hijos a varias edades, y reconocer que los niños no piensan como adultos. Los niños de dos años no son desafiantes cuando se ponen inquietos sentados en un restaurante, pero están aburridos y ansiosos por una nueva aventura. A los niños de cinco años les puede gustar tanto el juguete de un compañero de juegos que lo "prestan" sin preguntar. El berrinche de un niño de tres años no es lo mismo que el de un niño de ocho años.

Bebés: menos de 18 meses

Después de nueve meses de estar en el útero con alimentación las 24 horas del día, los 7 días de la semana, los bebés ingresan al mundo esperando el mismo tratamiento. Por primera vez, experimentan hambre y soledad, sentimientos que el bebé instantáneamente sabe que son malos. Por la misma razón, saben que sentirse o ser amamantado se siente bien. Todavía no tienen la capacidad de comprender que mamá podría estar ocupada con otra tarea. Los modales tienen que esperar hasta que el bebé se convierta en un niño pequeño.

Niños pequeños: de 18 meses a 3 años

"Cuando comienzas temprano, tu hijo aprende que ser cortés y considerado es la forma normal en que las personas actúan", dice Donna Jones, autora de "Taming Your Family Zoo: Seis semanas para criar a un niño bien educado". En esta etapa, los niños han aprendido que son parte de una familia y que otros comparten su mundo. Aprenden sobre "reglas" a las que deben ajustarse, aunque no sepan por qué.

Los niños pequeños no pueden distinguir entre lo correcto y lo incorrecto, pero están dirigidos por lo que otros les dicen. Por ejemplo, un niño pequeño no tiene la capacidad de comprender que golpear lastima a la víctima. En su opinión, pegar es incorrecto porque sus padres se lo dicen o porque son castigados por ello. Idealmente, el niño aprende que se espera obediencia a los adultos a esta edad.

La introducción de las palabras "por favor" y "gracias" suele ser el primer paso para enseñar a los niños cortesía. Inicialmente, los niños pueden repetir las palabras en un esfuerzo por imitar a sus padres sin saber por qué tales expresiones son apropiadas. Los niños pequeños no entienden la razón y tienen dificultades para controlar sus impulsos. Aprenden y repiten las palabras al observar y copiar a sus padres. Puede alentarlos a decir "disculpe" por eructar o toparse con otros, o "gracias" cuando reciben una comida.

Algunos niños pueden aprender a saludar a las personas con "hola" y "adiós", pero es probable que no sean confiables en la práctica, alegremente diciendo "hola" en una ocasión y escondiéndose tímidamente detrás de las piernas de su madre en la siguiente. No te preocupes por esto, y no insistas en la perfección. A medida que crecen, se vuelve más natural.

Niños en edad preescolar: edades de 3 a 7 años

Alrededor de los tres años de edad, los niños reconocen que son parte de una unidad familiar y comienzan a internalizar los valores de sus padres. Se dan cuenta de que lo que hacen afecta a los demás, así como a los derechos y sentimientos de los demás. Los niños en edad preescolar entienden la diferencia entre un "niño" y un "adulto" y entienden que los adultos están a cargo. También entienden el "cuándo y cuándo" de las consecuencias: cuando me porto mal, sucede esto. A los cuatro años, se les debe enseñar a no pegar ni llamarse mutuamente nombres.

En esta etapa, los niños están listos para aprender a tomar turnos y compartir. No será fácil para ellos al principio, y ocasionalmente pueden retroceder si se trata de un juguete favorito. También pueden aprender a escuchar y evitar interrumpir cuando otro está hablando. Los padres inteligentes conectan la escucha y la capacidad de no interrumpir con el intercambio y la toma de turnos, todos los comportamientos que muestran respeto por otras personas.

Los preescolares tienen poderosas imaginaciones y temores y tienden a confundir la imaginación y la realidad a veces. Por ejemplo, pueden creer en las brujas y los monstruos de los que oyen hablar los niños mayores. A menudo necesitan un edredón como un oso de peluche o una colcha vieja cuando están cansados ​​y lejos de casa. Pueden tener dificultades para marcar el ritmo y pueden cansarse y ponerse de mal humor porque no quieren dejar de jugar cuando están pasando un buen momento.

A medida que crecen, se les debe enseñar acerca de las presentaciones educadas, como cuándo decir "hola" y "adiós". Los padres a veces se preguntan si enseñar a sus hijos a usar solo nombres o al Sr. o la Sra. Con apellidos. Un buen compromiso puede ser la combinación del título y el primer nombre como "Mr. George "o" Sra. Ann. "A medida que crecen, deben aprender a ponerse de pie y darse la mano cuando se les presenta. A los seis años, los niños deberían poder practicar modales básicos en la mesa, como los siguientes:

  • Masticar con la boca cerrada
  • Uso apropiado de utensilios y servilletas
  • Sentado respetuosamente en la mesa hasta despedido
  • Cortésmente pidiendo que pase algo, y la habilidad de pasarle los platos a otros

Preadolescentes: edades de 7 a 10 años

Los niños de siete a diez años tienen un fuerte sentido de justicia. Ellos entienden que las reglas son necesarias, pero también quieren participar en la elaboración de las reglas. Los niños en edad escolar creen que si infringen una regla, deben ser corregidos. Algunos niños internalizan este valor hasta el punto de convertirse en charlatanes.

Durante esta etapa, comienzan a tener sus propias opiniones y quieren negociar con los padres sobre su comportamiento. Un padre sabio reconoce que algunas negociaciones pueden ser apropiadas, pero mantiene la línea en el comportamiento que es peligroso o puede degradar a otros. Si bien los padres aún son poderosas figuras de autoridad, los niños a esta edad reconocen que los padres no son infalibles. Identifican fácilmente aquellas instancias donde un padre dice una cosa y hace otra y puede cuestionar la imparcialidad de las reglas que se les aplican.

Los preadolescentes son capaces de aprender los componentes más sofisticados de los modales, lo que muchos llaman etiqueta. Es entonces cuando comienzan a comprender el "por qué" de cierto comportamiento y desarrollan un mayor sentido de empatía.

Los modales para esta etapa incluyen los siguientes:

  • Ser amable . Refuerce la idea de gratitud animando a sus hijos a escribir notas de agradecimiento por los regalos que reciben. Cuando responda o llame a alguien por teléfono, enséñeles a presentarse primero y luego pregunte si pueden hablar con la persona a la que llaman. Cuando recogen palabras desagradables, explique que otros consideran que ese lenguaje es inapropiado y desagradable. Cuando sus hijos se acerquen a una puerta, enséñeles a sostener la puerta para otros cuando sea apropiado.
  • Mostrando buena deportividad . Los niños a esta edad comienzan a jugar juegos y deportes. Enséñeles a jugar según las reglas. No valore demasiado el ganar, y explique que aunque se siente bien ganar, es más importante divertirse jugando. Escuche atentamente sus sentimientos, pero explique que el mal comportamiento no es aceptable en una victoria o pérdida. Aliéntelos a utilizar las decepciones como oportunidades de mejora, y use ejemplos de jugadores profesionales en deportes que admiren. Demuéstrales que los mejores bateadores de béisbol se ponchan tan seguido como reciben golpes, y los jugadores siempre dan la mano después del juego. Desalentar culpar a otros, incluidos los árbitros, entrenadores o compañeros de equipo.
  • Respetar las pertenencias y la privacidad de los demás . Establezca reglas para la propiedad, como pedir permiso antes de tocar o usar cosas que pertenecen a miembros de la familia o amigos. Configure el espacio de sus hijos y respete su privacidad y exija que respeten el de los demás. Enséñeles a golpear antes de abrir una puerta cerrada.

Palabra final

Si bien la etiqueta, las acciones de los modales, pueden cambiar de generación en generación, la necesidad de aprender y mostrar respeto por uno mismo y los demás es eterna. Los niños se desarrollan a diferentes ritmos y edades, pero comparten una necesidad común cuando aprenden modales.

No importa el estilo de aprendizaje y las capacidades de sus hijos, debe ser paciente y aprender a repetir las lecciones cuando sea necesario. Recuerde que usted es su modelo, por lo que debe ser constantemente la persona en la que desea que se conviertan sus hijos.

¿Cómo les has enseñado a tus hijos buenos modales?


Beneficios para la salud de comer dientes de león - Cómo cosechar hojas, verdes, flores y raíces

Beneficios para la salud de comer dientes de león - Cómo cosechar hojas, verdes, flores y raíces

Cada primavera nuestros astilleros están llenos de la brillante y soleada apariencia de dientes de león. Bueno, al menos creo que son brillantes y soleados. Muchas personas ven el diente de león común como una hierba, y libran una pequeña guerra para erradicar la planta de sus céspedes.Personalmente, doy la bienvenida a la aparición de los dientes de león primaverales por una razón: me encanta comerlos.Lo sé, s

(Dinero y negocios)

Cómo mejorar el rendimiento de la computadora y aumentar su productividad: consejos de un profesional de TI

Cómo mejorar el rendimiento de la computadora y aumentar su productividad: consejos de un profesional de TI

No soy el mecanógrafo más rápido del mundo, sin embargo, todavía puedo operar una computadora con un nivel de velocidad y eficiencia que asombra a algunas personas.Con el tiempo, aprendí que la cantidad de palabras que puede escribir por minuto no lo es todo cuando se trata de maximizar su tiempo en la computadora. Com

(Dinero y negocios)