lutums.net / 8 hábitos que hay que evitar al enseñar a los niños la responsabilidad financiera

8 hábitos que hay que evitar al enseñar a los niños la responsabilidad financiera


Si tiene hijos, puede sentirse responsable de enseñarles todo lo que necesitan saber. Tengo dos hijos pequeños, y los ayudo constantemente a trabajar en sus habilidades matemáticas, presionándolos para que lean más y recordándoles que practiquen cualquier deporte que estén jugando ese mes. Pero como padres, son nuestras acciones las que dicen mucho más que cualquier palabra de instrucción o aliento que podamos ofrecer.

Los niños miran la forma en que reaccionamos a ciertas cosas. Lo que piensas que es una simple declaración, dicha de pasada, podría ser internalizada por tus hijos y utilizada como un catalizador para las actitudes y los hábitos futuros. Un área en la que esto tiene repercusiones de por vida es la financiación. De hecho, es posible que ni siquiera se dé cuenta de que está proyectando algunos de sus malos hábitos financieros en sus hijos mucho antes de que abran su primera cuenta bancaria.

Pero al reconocer y lidiar con sus hábitos defectuosos, puede salvar a sus hijos de los mismos errores y mejorar su situación financiera al mismo tiempo.

Los malos hábitos financieros que los padres deben evitar

1. Ganar dinero tabú

Al crecer con cuatro hermanos, el dinero no era algo de lo que mi familia hablara. Sabíamos que mi padre trabajaba y mi madre se quedó en casa, y que comprar ropa para cinco niños era costoso. Sin embargo, nunca supimos cuánto ganaba mi padre ni cómo era nuestra situación financiera. Mirando hacia atrás, sé que mis padres hicieron esto para protegernos de las dificultades financieras, pero a veces me gustaría haber sabido más sobre nuestro estado de dinero, facturas y presupuesto: habría creado un esfuerzo de equipo.

Desafortunadamente, mi familia no es la única que encontró dinero para ser un tema delicado. Una encuesta de 2010 realizada por American Express descubrió que el 36% de los padres informan que hablar de dinero y subsidios con un adolescente es más o menos estresante como negociar el precio de un automóvil nuevo.

Cuando conviertes dinero en un tema tabú en tu hogar, puede crear un tipo de mística relacionada con las finanzas. Sé que cuando me mudé como un adulto joven, el dinero seguía siendo un tabú, lo que llevó a un enfoque de las finanzas "fuera de la vista, fuera de la mente". No quería hablar de dinero con mi cónyuge, y la perspectiva de crear un presupuesto personal me asustaba.

Cambiando el hábito
No proteja a sus hijos de los presupuestos, las decisiones financieras y las discusiones sobre dinero. Si bien puede sentir que los está protegiendo del estrés innecesario, podría estarles privando de una excelente oportunidad de aprendizaje. Una encuesta de Charles Schwab descubrió que los padres pensaban que sus hijos necesitaban más ayuda financiera para cumplir un presupuesto (48%) y cómo ahorrar dinero (42%). Working together on a budget and having regular family meetings where you discuss major purchases (for example, “Would you rather go on a vacation, or should we save for a new car?”) makes your kids feel like part of a team. Comience allí: trabajar juntos con un presupuesto y tener reuniones familiares periódicas en las que discuta compras importantes (por ejemplo, "¿Preferiría irse de vacaciones, o deberíamos ahorrar para un auto nuevo?") Hace que sus hijos se sientan parte de un equipo. Un día, cuando crezcan y se muden, estarán agradecidos de que el dinero se haya convertido en un tema frecuente y cómodo en su hogar.

2. Pelear por el dinero

De vez en cuando, puede encontrarse en un tiff relacionado con las finanzas con su cónyuge. Una disputa ocasional no tiene el mismo impacto en sus hijos que una guerra constante sobre el dinero. Pero cuando la mera mención del dinero hace que la sangre hierva, puede estar causando estrés a sus hijos.

Es un hecho que hablar de dinero puede causar conflicto. Pero un estudio de 2012 de la East Carolina University descubrió que los niños que con frecuencia oían a sus padres discutir sobre el dinero tenían más probabilidades de tener múltiples tarjetas de crédito y solo pagaban el saldo mínimo cuando llegaban a la universidad. Hacer dinero un tema constantemente cargado y lleno de conflictos parece crear una actitud poco saludable hacia las finanzas.

Cambiando el hábito
Cuando mi esposo y yo necesitamos tener una conversación seria sobre el dinero, tenemos una "fecha de presupuesto" al hacer lo siguiente:

  • Pon a los niños en la cama
  • Preparar la cena
  • Reúna nuestros diversos proyectos de ley y documentos
  • Examínelos juntos mientras mira nuestro presupuesto actual
  • Ven a una solución que funcione para nosotros dos

En mi caso, la atmósfera discreta de una noche de cita reduce algo de la tensión que surge al hablar de las finanzas. Y, con los niños a salvo en la cama, podemos tener una conversación seria sin las distracciones o la culpabilidad que puede venir junto con intercambios acalorados.

3. Nunca definir las necesidades y deseos

Admitiré que soy la abeja reina cuando se trata de indulgencia, particularmente cuando se trata de mis hijos. Creciendo en una gran familia y con un solo ingreso, no teníamos una tonelada de dinero para extras. En cambio, a menudo me decían que no podíamos comprar mucha ropa, juegos y juguetes que tenían mis amigos. Ahora, con dos hijos y un hogar de doble ingreso, a veces me olvido de que está bien decir que no a mis hijos cuando quieren algo.

Pero les estoy haciendo un flaco servicio a mis hijos al no tomarse el tiempo para delinear entre las necesidades y los deseos. Podría involuntariamente criar niños que piensen que desear algo es razón suficiente para comprarlo. Sin la delineación entre las necesidades (algo que estoy obligado a proporcionar para la supervivencia de mis hijos) y los deseos (algo que sería bueno tener), mis hijos podrían crecer y encontrarse a sí mismos endeudados o sentirse privados.

Cambiando el hábito
Últimamente, he estado cambiando mi idioma cuando les hablo a mis hijos cuando tienen un caso de "gimmies". En lugar de decirles que no podemos darnos el lujo de algo, les digo que no es algo que necesitamos, hemos ganado ". se lo puede permitir Hemos hablado sobre cómo es mi trabajo como padre proporcionar lo que necesitan, como alimentos, ropa y refugio. Y, he establecido un sistema de asignación (solo una cantidad simple por semana a cambio de hacer los quehaceres) para que mis hijos lo usen para sus necesidades.

Tómese el tiempo para hablar sobre las necesidades y deseos en un contexto que los niños entiendan. Considere esta encuesta del Pew Research Center 2006: el 88% de los estadounidenses pensó que un automóvil era una necesidad, mientras que solo el 4% dijo que era imprescindible tener un iPod. Hable sobre artículos comunes en su hogar o comunidad y decida como familia si los considera deseos o necesidades, y por qué. Le ayudará a sus hijos a repensar sus prioridades cuando se trata de gastar dinero.

4. Ser deshonesto

A veces, puede ser tentador evadir sus responsabilidades cuando se trata de pagar facturas o cumplir contratos. Es una naturaleza humana ver a los acreedores como enemigos. Pero cuando está eludiendo pagos, siendo deshonesto sobre cuánto debe, o incluso luchando contra una deuda de la que es claramente responsable, envía un mensaje a sus hijos: estamos por encima de las reglas.

Puede parecer una cosa pequeña omitir un pago o evitar una llamada telefónica para que no tenga que hablar con un acreedor, pero sus hijos están mirando. Ven la forma en que reaccionas ante los acreedores, y pueden hacer dinero y villanos de deuda en sus mentes. Un día, cuando llega el momento de obtener una tarjeta de crédito, pedir dinero prestado o pagar una deuda, esa actitud puede impregnar las habilidades de manejo del dinero de su hijo adulto. Podría resultar en cobros, cuentas vencidas e incluso crédito pobre.

Cambiando el hábito
Deja de pensar en ti mismo como el protagonista y tus acreedores como los antagonistas. Intentar evitar o salirse de los pagos no lo convierte en el héroe, significa que está anulando un contrato que usted acordó. Deje que sus hijos lo vean asumir la responsabilidad de sus finanzas y sus errores, incluso cuando es desagradable. Déjales ver que no eres una víctima. Ese comportamiento puede ayudarlos a lidiar de manera responsable con el dinero y la deuda, y evitará que tenga problemas financieros.

5. Poniendo la culpa

Todos hemos estado allí: estás frustrado con la factura de la luz y quieres que todos lo sepan, así que comienzas una diatriba de cómo deseas que todos apaguen las luces. Usted asalta la casa, apaga los interruptores de luz mientras sus hijos intentan evitarlo. Es el equivalente a mi madre gritando que no quería "calentar la calle" después de que dejé abierta la puerta principal en invierno. Y aunque esa pequeña conferencia parece inofensiva (y a veces necesaria), es posible que culpe erróneamente a sus hijos.

De todos modos, enséñeles a sus pequeños la importancia de no desperdiciar dinero: apague las luces para ahorrar electricidad, lo que cuesta dinero. Pero echando la culpa alrededor, especialmente cuando el dinero es escaso y la tensión es alta, puede hacer que sus hijos tengan mucha más responsabilidad de la que deberían. Porque, después de todo, si el dinero es escaso este mes, lo más probable es que no sea la factura de la electricidad lo que realmente te estrese, es el hecho de que estás gastando más de lo que estás ganando.

Cambiando el hábito
Creo que es una buena forma de disculparse con sus hijos cuando les ha echado culpas innecesarias. Les enseña que está bien cometer errores, y es un excelente momento para explicar por qué estás realmente enojado y volver a enfocarte como familia. Hablar de por qué es importante que trabajen juntos para ahorrar dinero cuando su presupuesto es bajo puede ayudar a sus hijos a comprender la importancia de lanzar sin jugar el juego de la culpa y sentirse mal acerca de las finanzas.

6. Competir con los demás

Mirar por la ventanilla del automóvil nuevo del vecino o sentir celos de un amigo que acaba de comprar una casa nueva puede no parecerle gran cosa, pero sus hijos podrían tener orejas más grandes de lo que cree. El impacto es aún mayor cuando sus constantes comparaciones realmente lo llevan a gastar más dinero para mantenerse al día con todos.

Esto envía un mensaje claro a sus hijos: su éxito y valor solo se pueden medir en relación con sus compañeros. Es un curso normal para adultos que quieren que otros vean su éxito de una manera tangible, pero piense en cómo le llega ese mensaje a sus hijos. Tal vez solo se sientan dignos si están en la parte superior de sus clases, el capitán del equipo de fútbol o con la ropa más cara de la escuela. Cuando se entiende desde el contexto de un niño, medir su autoestima contra las pertenencias materiales y el estado de otra persona parece, francamente, un poco ridículo.

Cambiando el hábito
Desafortunadamente, la única manera de cambiar el hábito de la competencia es mirarte a ti mismo para determinar por qué te comparas con los demás. Para algunos, es la necesidad de estar siempre en la cima. Para otros, podría ser la compulsión de estar siempre a la altura de un tipo específico de ideal. Hasta que no comprenda por qué lo hace, tendrá dificultades para detener el comportamiento.

La competencia sana está bien, puede impulsar el éxito e inspirar la excelencia. Pero sus hijos deben entender que la única persona con la que realmente deberían competir es ellos mismos. Trabajar para mejorar y mejorar uno mismo -sin la apariencia de cosas que el dinero puede comprar- siempre será más satisfactorio que medir su éxito con el de otra persona.

7. Hacer que la deuda sea demasiado cómoda

Como familia, ¿se encuentran culpables de alguno de los siguientes comportamientos?

  • Pagar cosas con una tarjeta de crédito que actualmente no puede pagar, desde una bicicleta nueva hasta unas vacaciones familiares
  • Lanzar declaraciones de tarjeta de crédito antes de abrirlas
  • Tener varias tarjetas de crédito con saldo alto abiertas al mismo tiempo
  • Utilizar el crédito como método para comprar artículos que debe guardar para
  • Pagar solo el saldo mínimo en sus tarjetas de crédito
  • Usar crédito para compras diarias (como comestibles, gasolina y actividades escolares) porque no tiene dinero en su cuenta

Si es así, es posible que simplemente esté demasiado cómodo con las deudas. Sabemos que la deuda a veces es un mal necesario, particularmente cuando se trata de una inversión que aumenta su patrimonio neto (como una hipoteca o préstamos estudiantiles). Pero cuando la deuda es simplemente parte de su rutina diaria, puede hacer que sus hijos se sientan demasiado cómodos comprando a crédito y acumulando deudas. Esa actitud puede continuar a través de sus años adultos, preparándolos para una deuda de por vida.

Cambiando el hábito
La deuda siempre debería hacer que te sientas un poco incómodo. Crea un respeto saludable por el contrato que usted establece con su acreedor, su responsabilidad de devolverlo y la forma en que puede limitar su libertad financiera en el futuro. Deje que sus hijos lo vean a usted pagar las cuentas de la tarjeta de crédito y la deuda, incluso cuando es doloroso.

Además, prepárese para decir que no cuando sus hijos quieren algo que, sin crédito, no puede pagar. Ahorrar dinero en un frasco para un crucero familiar puede tener un impacto mucho mayor en sus hijos que simplemente cargar el gasto a su Visa. Ven el esfuerzo que implica ahorrar, en lugar de la gratificación instantánea de sacar el plástico. Es una lección que permanecerá con ellos para siempre.

8. Igualar el dinero con la felicidad

Estar molesto y tenso cuando las arcas están bajas puede enviar el mensaje de que el dinero es la única forma de alcanzar la felicidad. Recuerde que es posible ser feliz incluso si no vive un estilo de vida de nivel Trump.

Recuerdo haber planeado llevar a nuestros hijos al zoológico cuando eran muy pequeños. Mientras cargábamos el automóvil para el viaje largo, mi esposo me recordó que revisara nuestra cuenta bancaria para asegurarse de que teníamos los fondos para pagar la tarifa de entrada de $ 30 o más para todos nosotros. Lo hice, y me horroricé al saber que algunas cuentas habían salido de mi cuenta al mismo tiempo, dejándonos completamente en bancarrota hasta el día de pago.

Estaba molesto y me sentí como un padre horrible porque no podíamos llevar a nuestros hijos a la excursión. Después de un debate, terminamos llevándolos a una playa cercana, que era gratis. Lo pasamos muy bien, y no creo que mis hijos se hubieran divertido más en el zoológico.

Han pasado años desde entonces, y aunque ya no somos los nuevos padres que fuimos, la lección siempre me ha quedado: el dinero no puede comprar la felicidad. No sé si hoy estamos más contentos con la estabilidad financiera.

Cambiando el hábito
Recuérdese que su felicidad como familia no se relaciona con el saldo de su cuenta bancaria. Si bien es obviamente importante atender las necesidades básicas de sus hijos, también es importante recordar que el dinero no es el único factor en una vida feliz y plena. A veces estás levantado, a veces estás deprimido: es la gente con la que lo compartes lo que hace la mayor diferencia. Estar bien con decir no o dejar las vacaciones de verano puede ayudar a enseñar a los niños a conformarse y mantener una buena actitud pase lo que pase.

Palabra final

Ningún padre es perfecto, y estás obligado a cometer errores. Pero mientras alimenta, baña, arropa y protege a sus pequeños, no olvide que tiene la oportunidad de ayudar a moldear sus hábitos y actitudes para el futuro. Enseñar principios de dinero sólido a su hijo de 8 años amante de las concesiones podría traducirse en hablar de finanzas con su estudiante universitario responsable y, finalmente, ver a sus hijos enseñar los mismos hábitos a sus nietos.

¿Qué otros consejos puede sugerir para enseñar hábitos positivos de dinero a los niños?


Vermicomposting: cómo y beneficios: por qué tengo 30,000 gusanos para el compostaje de alimentos en mi cocina

Vermicomposting: cómo y beneficios: por qué tengo 30,000 gusanos para el compostaje de alimentos en mi cocina

Sí, realmente tengo decenas de miles de gusanos en mi cocina. Y no, no estoy tratando de deshacerme de ellos. Eso es porque soy un fan incondicional del vermicompostaje, que es el proceso de usar gusanos para hacer compost de restos de comida en lugar de arrojarlos a la basura.¿Por qué? Te estarás preguntando, ¿haría algo tan asqueroso y repugnante en mi propia cocina?Bueno

(Dinero y negocios)

Ideas para una estancia romántica y barata

Ideas para una estancia romántica y barata

En este mundo loco y ocupado, cada pareja necesita un tiempo lejos de los niños, las mascotas, la hipoteca y el jefe para volver a familiarizarse y enfocarse en su relación. Podemos ver a nuestra esposa todos los días y pasar tiempo con ellos entre los rigores de la vida cotidiana, pero eso no es suficiente. S

(Dinero y negocios)