lutums.net / Adicción a las compras y trastorno compulsivo de compra - Ayuda para los adictos a las compras

Adicción a las compras y trastorno compulsivo de compra - Ayuda para los adictos a las compras


Algunas personas se toman la molestia de ir de compras, lo consideran un pasatiempo vacío o una mera necesidad. De esto se sigue que algunas personas se desentienden de la adicción a las compras, creyendo que no es una verdadera aflicción, sino simplemente un término que se usa solo en broma.

En realidad, la adicción a las compras, o el "trastorno compulsivo de compra", no es cosa de risa. Las personas que la padecen pueden sufrir relaciones tensas o permanentemente dañadas y pueden tener problemas con sus finanzas personales durante años. El primer estudio que analizó la prevalencia de la adicción a las compras y la compra compulsiva en los EE. UU., Publicado en el American Journal of Psychiatry, encontró que el 5, 8% de la población encuestada califica como compradores compulsivos.

Si la deuda de su tarjeta de crédito está aumentando y todavía no puede dejar de gastar, podría ser un adicto a las compras. Afortunadamente, esta es una aflicción muy tratable.

Comprender las adicciones a las compras

La adicción a las compras no es una condición médica reconocida. No lo encontrará en la edición más reciente del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5), el libro utilizado por la Asociación Americana de Psiquiatría para clasificar y diagnosticar enfermedades mentales. Sin embargo, eso no significa que no sea un problema real. De hecho, muchos psicólogos consideran la adicción a las compras y la compra compulsiva como un signo de un trastorno del control de los impulsos.

La adicción a las compras y las compras compulsivas se encuentran en un espectro, lo que significa que algunas personas podrían tener un problema peor que otras. Los signos de adicción a las compras tienden a parecerse a los signos de otros tipos de adicción, como el juego compulsivo o el alcoholismo. Por ejemplo, las personas que luchan con la compra compulsiva o la adicción a las compras pueden sentir una intensa culpa después de las compras, pero se sienten incapaces de detenerse. Y tienden a ignorar los problemas de montaje en medio de las compras.

Puede ser adicto a las compras si se le aplica alguna de las siguientes condiciones:

1. Pasas mucho tiempo planificando y pensando en ir de compras

En World Psychiatry, Donald Black describe cuatro fases del trastorno compulsivo de compra: anticipación, preparación, compras y gastos. Durante la primera fase, anticipación, una persona se preocupa por una compra que se hará pronto o por la idea de ir de compras. Durante la fase dos, anticipación, el adicto a las compras puede realizar una investigación para encontrar las mejores ventas, determinar qué atuendo usar el día de compras y decidir qué método de pago usar.

Esto puede sonar como una forma normal de planificar un viaje de compras, sin embargo, la diferencia clave cuando la adicción a las compras o el trastorno compulsivo de compra entra en juego es la cantidad de tiempo que se anticipa anticipando y planificando. Para muchos, el proceso de planificación consume mucho, por lo que es imposible concentrarse en el trabajo o la escuela, o incluso dormir o comer adecuadamente.

2. Las compras interfieren con tu vida

Si ocasionalmente compra muchos artículos a la vez, no necesariamente tiene un trastorno de compras. A veces necesita gastar más de lo normal, como durante la temporada de compras navideñas, o cuando su hijo tiene un crecimiento acelerado y necesita un nuevo guardarropa.

Sin embargo, si regularmente gasta dinero en artículos innecesarios y sus compras interfieren con el resto de su vida, lo más probable es que enfrente un problema. Por ejemplo, suponga que tiene la intención de ayudar a su hermana menor con su tarea, pero en su lugar pasa toda la noche explorando tiendas en línea. De repente, miras el reloj y es medianoche; nunca has ayudado a tu hermano y ella se ha ido a la cama enojada contigo. O bien, en lugar de trabajar en la oficina, navega por sitios web de ropa la mayor parte del día y se pierde una fecha límite. Ambas instancias son banderas rojas para una adicción a las compras.

3. Revisa el presupuesto o confía en el crédito

Cuando comprar es un problema, tiendes a justificar gastar más de lo que planeabas gastar, o simplemente gastas más de lo que usas regularmente. Te dices a ti mismo que el artículo estaba a la venta, por lo que realmente obtienes un buen precio, incluso si no puedes pagarlo. Por ejemplo, puede decirse a sí mismo que gastará $ 100 en ropa, pero terminará dejando $ 300 en un vestido nuevo. O bien, planea comprar un solo par de zapatos, pero salga de la tienda con los zapatos más un par adicional, una nueva pulsera y un abrigo nuevo. Puede comprar muchos productos del mismo tipo con frecuencia o puede comprar muchos artículos solo porque están a la venta.

Si esto te parece, entonces puedes tener una adicción a las compras. A menudo, este tipo de gasto requiere el uso de una tarjeta de crédito, incluso si ya está endeudado y tiene problemas para pagarlo.

4. Tienes mucha deuda y finanzas complicadas

Si llega al punto en el que ni siquiera quiere mirar el resumen de la tarjeta de crédito porque el saldo es tan alto, pero no puede dejar de gastar, su hábito de comprar se ha salido de control. Desafortunadamente, los adictos a las compras intentan encontrar formas de resolver problemas financieros sin renunciar a las compras.

Por ejemplo, puede considerar tomar un préstamo personal para pagar su inmensa deuda de tarjeta de crédito. O bien, puede adquirir más tarjetas de crédito y transferir saldos de una cuenta a otra en un intento de aprovechar las tasas de interés más bajas. Cada mes, planifica qué tarjetas pagará y en cuáles puede hacer los pagos mínimos. Al igual que las compras, administrar su deuda se convierte en un proceso complicado y lento.

5. Las compras afectan poderosamente tu estado de ánimo

Las personas con adicción a las compras describen sentirse muy emocionados cuando hacen compras, a menudo gastan dinero para que la sensación de euforia cubra cualquier sentimiento de tristeza o enojo. Otros compran como una forma de lidiar con el estrés.

Desafortunadamente, una vez que se completa una compra, no es raro que un adicto a las compras se sienta culpable. La gente enfrenta la culpa de diferentes maneras. Por ejemplo, algunos devuelven los artículos comprados, casi de inmediato, solo para salir y comprar nuevamente poco después. Otros tratan de olvidarse de los artículos metiéndolos en un armario o cajón, nunca para ver la luz del día. Este cambio salvaje en las emociones es común entre los adictos de todo tipo y una clara señal de que necesita ayuda.

6. Tienes secretos relacionados con las compras

Hay muchas maneras en que los shopoholics ocultan sus compras a los demás, o de lo contrario intentan actuar como si el problema no existiera. Por ejemplo, un signo común de adicción a las compras es ocultar las compras completamente a socios o amigos, o abrir nuevas tarjetas de crédito en secreto.

Si va de compras, pero no quiere que su pareja lo sepa, puede mentir y decir que irá al cine con amigos. Puede mantener nuevas compras en el automóvil cuando llegue a casa, y espere hasta que su pareja se vaya para traer los artículos a la casa. Desafortunadamente, esta deshonestidad financiera puede ser perjudicial no solo para su presupuesto, sino también para sus relaciones interpersonales más importantes.

Tratar la adicción a las compras

Adicción a las compras puede causar una variedad de problemas en su vida; por lo tanto, tiene sentido que un enfoque del tratamiento cubra una variedad de preocupaciones. Dado que el DSM-5 no reconoce oficialmente el trastorno, no existe una opción de tratamiento oficial basada en evidencia para él. Sin embargo, las personas que luchan con el trastorno compulsivo de compra y la adicción a las compras tienden a beneficiarse más de un enfoque de tratamiento múltiple.

Aquí hay varios pasos que puede seguir si enfrenta adicción a las compras:

1. Obtenga ayuda profesional

Encontrar un terapeuta con licencia profesional es el primer paso para enfrentar su adicción a las compras. La terapia cognitivo-conductual (TCC) es un método de tratamiento que los terapeutas suelen utilizar para ayudar a los pacientes con una variedad de trastornos de salud mental, incluidos la ansiedad, la depresión y los trastornos de adicción. También ayuda a personas con desorden de compra compulsivo o adicción a las compras.

CBT es un tipo de psicoterapia que tiene como objetivo cambiar la forma en que una persona reacciona en una situación determinada. Durante la TCC, usted y su terapeuta examinan sus patrones de pensamiento y determinan cómo contribuyen sus pensamientos a sus conductas, como la necesidad incontrolable de comprar. Uno de los componentes centrales de la terapia es detectar pensamientos negativos y aprender a reestructurarlos o modificarlos.

Además de la ayuda personalizada de un terapeuta, muchas personas con adicción a las compras se benefician de la terapia grupal. En su revisión del trastorno de la compra compulsiva, Black señala que la terapia grupal tiende a ser la alternativa más efectiva a la TCC. Las sesiones de terapia grupal son dirigidas por un terapeuta autorizado y le dan la oportunidad de practicar las habilidades de afrontamiento y conectarse con personas que enfrentan problemas similares.

2. Asistir a las reuniones

Los alcohólicos tienen Alcohólicos Anónimos, los jugadores compulsivos tienen Jugadores Anónimos, y los compradores compulsivos con problemas de deudas tienen Deudores Anónimos. Similar a AA, Debtors Anonymous ofrece un programa de 12 pasos. El primer paso es admitir que no tiene deudas sobre la deuda, el segundo paso es admitir que hay un poder superior que puede ayudarlo. Si bien el objetivo de AA y programas similares es ayudar a las personas a evitar sustancias adictivas, el objetivo de Debtors Anonymous es ayudar a los miembros a alcanzar la solvencia, o liberarse de deudas no aseguradas, trabajando a través de sus 12 pasos.

Asistir a las reuniones le permite saber que no está solo en su lucha, y ver los éxitos de los demás puede inspirarlo a superar su trastorno. Puede compartir su historia y escuchar las historias de otros que están pasando por problemas similares en un entorno seguro y confidencial.

Como DA se compromete a seguir siendo un grupo no profesional, asistir a las reuniones y seguir su programa de 12 pasos no es lo mismo que asistir a una terapia grupal con un terapeuta; mientras reciba apoyo, no obtendrá tratamiento, per se. Algunas personas con adicción a las compras se benefician tanto de asistir a las reuniones del DA como de trabajar con un terapeuta.

3. Haga un plan para reducir la deuda

Si se enfrenta con montones de facturas de tarjetas de crédito y no está seguro de cómo pagar su deuda, puede ayudarlo trabajar con un asesor financiero o de crédito. Una forma de encontrar un asesor de crédito es consultar la lista de agencias en The National Foundation for Credit Counselling (NFCC). La NFCC certifica y acredita a las agencias de asesoramiento sin fines de lucro en los EE. UU. También puede consultar con su banco o unión de crédito para obtener una recomendación, o consultar en una universidad local.

Si tiene muchas deudas, pagar por asesoría de crédito puede ser una preocupación. A menudo, las agencias de asesoría de crédito utilizan una opción de pago de escala móvil, lo que significa que es posible que no tenga que pagar si no puede pagarla. Sin embargo, vale la pena tener cuidado al elegir un asesor de deudas: la Comisión Federal de Comercio aconseja no trabajar con ninguna agencia o asesor que no sea sincero con respecto a sus honorarios o que se niegue a trabajar con clientes que no pueden pagar la tarifa.

Un asesor de crédito de buena reputación lo ayuda a descubrir cómo hacer un presupuesto y le brinda consejos para pagar su deuda. Dependiendo de su caso específico, un consejero puede sugerir un plan de gestión de deuda. Otras opciones podrían ser declararse en bancarrota, usar el capital de su casa para pagar su deuda, negociar directamente con sus acreedores o una combinación de estos. Lo más importante es que un asesor crediticio puede trabajar con usted para controlar sus gastos y así dejar de generar más deudas.

4. Limite las compras y solo use efectivo

Un alcohólico puede negar el alcohol y un jugador nunca puede volver a pisar un casino. Sin embargo, a menos que pueda entregar todas las tareas de compra en su hogar a su pareja, no puede dejar de comprar comestibles y ropa de forma permanente.

El truco para controlarte es limitar estrictamente a dónde vas y cuánto puedes gastar. Si está haciendo una lista de compras, establezca un presupuesto y traiga esa cantidad exacta de efectivo a la tienda, nada más. También puede ser mejor deshacerse de sus tarjetas de crédito: corte sus tarjetas y deséchelas para no tener la tentación de gastar en exceso. Si compra en línea, elimine sus cuentas con los minoristas para que no pueda iniciar sesión fácilmente y hacer compras con solo hacer clic en un botón.

5. Tratar las Condiciones Coexistentes

Los trastornos de compras compulsivas pueden ocurrir junto con otras afecciones. Por ejemplo, la depresión, los trastornos alimenticios, la adicción a sustancias y la ansiedad son comunes entre los adictos a las compras compulsivas. Un terapeuta puede determinar si tiene otra afección y recomendarle el tratamiento más apropiado, ya sea un medicamento o una terapia adicional. El tratamiento de cualquier afección comórbida puede mejorar las perspectivas de su adicción a las compras, así como su calidad de vida en general.

Evitar los desencadenantes en el futuro

Vivimos en una cultura de consumo, y es muy difícil, si no imposible, eliminar completamente las compras de tu vida. Una vez que haya recibido tratamiento para la adicción a las compras, evitar actividades o pensamientos que puedan desencadenar una recaída se convierte en la clave.

Aquí hay varias maneras de evitar tales desencadenantes:

  • Encuentre una manera de sobrellevar cuando se sienta deprimido . Las emociones desagradables, ya sea la ira o la tristeza, a menudo obligan a las personas a comprar. Si ha usado las compras como un bálsamo en el pasado, necesita encontrar otra forma de calmarse. Encuentre algo que no esté relacionado con las compras que le guste: podría salir a correr, bailar alrededor de su apartamento o llamar a un amigo para conversar.
  • Encuentre algo que hacer cuando llegue el aburrimiento . El aburrimiento puede ser un importante disparador de las compras. Pero en lugar de pasear sin pensar en el centro comercial o navegar por los minoristas basados ​​en Internet, encuentre una nueva forma de usar su tiempo. Por ejemplo, puedes visitar Meetup para encontrar un club de libros o un grupo de pasatiempos que se reúna en tu área, tomar una clase gratuita en Coursera, o encontrar una causa en la que creas y donar tu tiempo.
  • Encuentra nuevos amigos o nuevas actividades . Si su pasatiempo principal con ciertos amigos es ir de compras, busque una nueva actividad para hacer con esos mismos amigos. De lo contrario, busca un nuevo grupo de amigos, stat. Si tus amigos actuales se niegan a evitar las compras o se burlan de ti por tu problema, es mejor que te separes. Necesita un grupo de personas que lo respalde, y evite aquellos que permiten la adicción y le permiten volver a los viejos hábitos.
  • Encuentre una nueva forma de celebrar A menudo, los adictos a las compras usan las compras como una forma de celebrar. Conseguiste un nuevo trabajo o obtuviste una promoción de trabajo: tiempo para mejorar tu guardarropa, ¿verdad? Ya que ir de compras sin rumbo y simplemente por diversión está fuera de la mesa, invente nuevas formas de celebrar. En su lugar, salga a tomar un café, vea una película en el teatro o reserve una mesa tranquila para dos en su restaurante favorito.

Mantenga el gasto bajo control

No tiene que ser un adicto a las compras con todas las de la ley para las deudas y el gasto excesivo para afectar negativamente su vida; sin importar quién es usted, no ignore los problemas de gastos. Estos consejos pueden ayudar a cualquier persona a mantener el control sobre las finanzas:

  • Limite el uso de la tarjeta de crédito . Limítese a usar efectivo (considere usar el sistema de presupuesto de sobres), o use una tarjeta de crédito solo cuando tenga suficiente dinero para pagarlo completamente a fin de mes.
  • Reconsidere sus compras Si su gasto mensual excede sus ingresos mensuales, reevalúe sus compras. ¿Compras cosas caras porque crees que es de mejor calidad o porque crees que te lo mereces? Intente comprar artículos de menor precio y vea si puede notar la diferencia. A veces, los artículos más caros son mejores, pero a menudo solo pagas por el nombre de la marca.
  • Dése un período de enfriamiento . Cuando vea algo que ama pero que no necesita, no lo compre de inmediato. En su lugar, póngalo en una lista y espere entre 24 horas y un mes (dependiendo de sus restricciones presupuestarias personales) para "enfriarse" antes de realizar la compra. A menudo, dentro de las 24 horas, el impulso de comprar ese artículo se habrá desvanecido.
  • Haga un inventario de lo que tiene . Durante ese período de enfriamiento, o cuando sienta ganas de comprar, revise lo que ya posee. Las probabilidades son que ya posee todo lo que necesita y solo está buscando algo nuevo (e innecesario) para mezclar su vestuario actual.

Palabra final

Comprar puede ser placentero para algunos, pero si consume todas las horas que está despierto o si afecta negativamente sus relaciones y su saldo bancario, necesita ayuda. Admitir que tienes un problema es solo el primer paso. Averiguar cómo lidiar con su adicción a las compras y aprender maneras de controlarlo puede ayudarlo a recuperar su vida y su salud financiera.

¿Qué consejos adicionales puede sugerir para lidiar con la adicción a las compras?


10 ideas para ahorrar en joyería barata y anillos para novias

10 ideas para ahorrar en joyería barata y anillos para novias

La joyería puede no parecer uno de los detalles más grandes de la planificación de bodas. Para la novia, su vestido de novia, su peinado y su maquillaje generalmente tienen prioridad sobre las joyas.Aún así, la novia debe usar joyas en su gran día, y aún más crucial son las alianzas que intercambian los novios. Cuando

(Dinero y negocios)

Gastos de búsqueda de empleo: cuánto gastar en viajes, vestimenta, educación y más

Gastos de búsqueda de empleo: cuánto gastar en viajes, vestimenta, educación y más

Pasé mi primer verano después de la universidad buscando rigurosamente un trabajo de tiempo completo. Después de haberme graduado con una buena cantidad de deuda por préstamos estudiantiles, sabía que necesitaba encontrar trabajo de inmediato. Eso, más los numerosos costos asociados con el proceso de búsqueda de trabajo, iban a afectar mis ahorros rápidamente. Tuve q

(Dinero y negocios)